miércoles, 18 de enero de 2012

Podemos ir alrevés, y no haber dado la vuelta a la esquina.

Ya no puedo controlar, si me hundo o si nado, ya que elegí el agua en la que estoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario